-

Soy Gwen

mamanoleas.com

Si no se lo cuentas a mi madre, yo tampoco se lo cuento a la tuya...

A veces pienso que mi media naranja estalló en mil gajos y me los voy encontrando uno a uno por separado. Si supiera cómo unirlos, sería feliz; mientras tanto me divierto encontrando más gajos. Pero cuando menos esperaba una naranja llamó a mi puerta. Aunque siempre fui más de plátano la verdad....

Ya estás pensando mal, ‘¡pronto empieza a hablar de pollas!’ dirás pero, ¿acaso no dicen que la banana es el único fruto del amor? Que yo de amor no se mucho, sé más de sexo, pero algo oculto hay con los plátanos si es la forma fálica preferida para enseñar a poner un condón o para comer sugerentemente. Todavía no he visto a nadie comerse un pepino con mirada lasciva, aunque como cartel promocional pro-ingesta de pepinos tendría éxito, ahí dejo la idea, un regalo, para que luego me llamen egoísta.

¿Se puede saber qué hacemos hablando de plátanos? Céntrate, ya trataremos  la conspiración platanofílica en otra ocasión. Te decía que soy egoísta.

Porque soy egoísta, sí, lo reconozco. Que no me entiendas mal, me gusta compartir, en la cama soy muy generosa, lo que pasa es que soy egoísta con mi tiempo. Si no saco un beneficio de algo, aunque éste sea ayudar a un amigo o una caña con buena compañía, no lo hago. Hace años aprendí a no malgastar el tiempo con quien no se lo merece, y que para tirarlo, prefiero hacerlo sola.

Hablemos de mí (más).

Tímida cuando no conozco. Divertida siempre que puedo. Ingeniosa cuando mi cerebro me lo permite. Sarcástica -¿o era irónica?- cuando me sale. Alérgica a la mentira. Introspectiva cuando lo necesito. Inconstante constante. Amante de mentes. Fan de los silencios llenos y las miradas perdidas. Masoquista emocional. Dispersa a la mínima oportunidad.

¿De qué estaba hablando? ¡Ah, sí, de mí!  Qué cabeza la mía...

Soy Gwen, de Gwenhwyfar. Gwen para los amigos. Llámame así, con lo que te voy a contar es mejor que vayamos cogiendo confianza. Escribo y hablo sobre sexo cuando surge; y cuando no, me las acabo ingeniando para sacar el tema; porque me parece casi tan divertido como practicarlo. Escribo Mamanoleas.com -cuando me dejan también lo hago en otros sitios-, contando mis experiencias, reflexiones y goteras mentales siempre que tengan que ver con el sexo o las relaciones, y hay taaaantas cosas relacionadas...

Como imaginarás a estas alturas Gwen no es mi verdadero nombre, que podría serlo perfectamente, pero no es el caso. Comprenderás que hablando de lo que hablo y dando detalles como doy me haya escondido tras Gwen. No porque me avergüence de las guarradas que digo, he hecho, hago, o con quién, sino por mera privacidad, mía y de aquellos que, sin saberlo, me ayudarán a contar mi historia.


Algunas ideas random sobre mí...

* Cosecha del 86. Como los buenos vinos, mejoro con los años.
* Hablo castellano nativo, inglés chapurreado y francés de rodillas.
* Feminista y todo lo que tú quieras, pero se me caen las bragas con la frase ‘no permitiré que nadie te arrincone’ de Dirty Dancing.
* Mi número favorito es el cinco, y nada tiene que ver su rima.
* Las metáforas y ocasionales referencias frikis forman parte de mi sello personal, eso y los puntos suspensivos...
* La sonrisa, la mirada y el intelecto son mis mejores armas de seducción.
* Escribo cosas desde los 13 años. A veces sigue costándome entender mi letra cuando lo hago a mano. 
Nunca he dicho ‘Te quiero’ a nadie que no fuera familia o amigo íntimo.
* La cerveza a morro del botellín, el Cola Cao con leche fría, y el café cuanto más lejos mejor.
* Me gusta filosofar y mantener conversaciones interesantes aunque adore las charlas llenas de absurdeces.
* Prefiero un buen libro, erótico o no, a un polvo mediocre.
* El 99.8% de las veces soy la primera en reírme en el cine. El otro 0.2% no he oído lo que han dicho.

mamanoleas.com

Te preguntarás muchas cosas, y me gustaría responder a casi todas, así que empiezo...

¿No había un nombre más sencillo que ponerse?
Pues sí, pero no tiene el mismo morbo las historias de Gwenhwyfar -o Gwen-, que las de Paca, vamos, creo yo...

¿De dónde eres, cuántos años tienes?
Soy de Valladolid, y ahórrate las gracias, no todas somos bordes y secas - al menos no a tiempo completo-. Nací en 1986, pero te ahorro la calculadora y te digo que tengo 30 años.

¿No es, quizá, un poco raro ese título para una mujer de tu edad?
Puede que te refieras a que suena algo inmaduro. No te lo voy a negar, pero si lees la siguiente pregunta igual lo entiendas mejor.

¿Por qué "Mamá, no leas" como título para el blog?
Esa es una muy buena pregunta. Le dí muchas vueltas al nombre, y de las opciones que barajé ésta es la que más me gustó. Escribo cosas desde los 13 años, y en ocasiones -pocas veces- mi madre lee lo que escribo. En una ocasión escribí algo público subido de tono, y pedí a mi madre que no lo leyera, ¿qué hizo? Leerlo, porque no hay nada más poderoso que prohibir algo para que entren más ganas de hacerlo. ¿Qué pasó? Que su imagen de mí como niña buena se desmoronó, y eso que no era para tanto. Dejemos que esto quede entre tú y yo, y mi madre no tenga que romper la burbuja.

¿Todo lo que cuentas es verdad, pasó realmente?
Sí, todo lo que cuento es real. Intento, con mis historias, hacerte partícipe de ellas de la forma más fiel posible. Puede ser que en algunos casos la imaginación deba rellenar huecos que la memoria olvidó, o que adorne alguna anécdota por el bien de la prosa, pero en esencia, lo que escribo es lo que pasó.

¿Estás buscando con "Mamá, no leas" hombres que llevarte a la cama?
No. Y eso es rotundo, no busco hombres. Que los encuentre gracias al blog es un efecto secundario de mi encanto personal.

Ahora no se me ocurren más preguntas, pero puede que más tarde se me ocurra alguna, ¿puedo contactar contigo para preguntártelo?
Sí, puedes escribirme cuando quieras en Google+, Twitter, Facebook, en los comentarios, o enviarme un mail, pero no olvides el respeto y una ortografía decente, que es gratis.

13 comentarios:

  1. ¿Cómo sabrás si el gajo que has encontrado es el último de tus gajos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena pregunta. ¿Se sabe realmente si el gajo es el adecuado, si es el definitivo? Supongo que de alguna manera espero algún tipo de señal, como que el resto de gajos de mi vida dejen de importarme y sólo quiera hacer zumo con él...

      Eliminar
  2. Que interesante,y lo que enriquece y se crece con algo tan estimulante y excitante como el sexo, yo si fuera mujer sería como tú

    ResponderEliminar
  3. Acabo de descubrir el blog a través de una entrada en el blog de Holden. Nunca leí nada erótico (irónico en mí, pues en mis libros siempre suele incluir tórridas escenas de sexo), y como la curiosidad me puede, me he descargado el libro a ver qué tal. El que esté contado por blogueros creo que tiene su gracia.

    Me quedo con tu permiso por estos lares. Pásate por nuestro rincón si quieres y, si es de tu agrado, quédate con nosotros:
    http://erasejm.blogspot.com.es/

    Un beso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que disfrutes del libro, y por supuesto del blog. Verás que es erótico, pero que ambos tienen un toque que los hace especiales y diferentes (a otros libros y blogs), ¿qué iba a decir yo sino...? Quédate a comprobarlo.

      Bienvenido al blog, espero verte por aquí.

      Besotes.

      Eliminar
  4. Eh, que ya lo había leído. ¿Dudabas que iba a entrar en tu blog y a pasarme por aquí? ¿Por que clase de ameba me tomas? :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, qué se yo, no todo el mundo pasa por aquí, pero me alegra que no fueras de esos xD

      Eliminar
  5. Muy divertido, enhorabuena por el portal web muy currado!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Creo que el humor siempre es importante. Me alegra que os guste la web. Bienvenidos, espero veros de nuevo ;)

      Eliminar
  6. No había entrado nunca en esta web, pero me ha gustado, se nota un buen trabajo por detrás

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias :) Estás en tu casa, espero volver a verte por aquí. Besotes.

      Eliminar

Yo ya he hablado, ahora te toca a ti...