-

13 de febrero de 2019

Descripciones en App's de ligue, ¿en serio?

Photo by Charles 🇵🇭 on Unsplash

Me reconozco fija discontinua de las App's de ligue. Tengo un perfil en Badoo desde mucho antes de lo que recuerdo; todavía Messenger tenía un papel importante en nuestras vidas sociales y Facebook apenas tenía relevancia en ellas.

También tengo un perfil en Adopta un Tío que utilizo únicamente cuando me llega un mail anunciando un hechizo, y una cuenta en Tinder que no uso y me acabarán cerrando.

De las fotos de perfil no voy ha hablar, más que nada porque ya lo hice en Fotos de App's de ligue, ¿por qué esa?, así que vayamos un paso más allá.

Son muchos años de experiencia viendo perfiles ajenos, intentando hallar alguien interesante con quien compartir unas cañas, una buena conversación, un sexo memorable, una bonita amistad o quizá algo más. De vez en cuando se alinean los astros y me encuentro con quien merece la pena, y el chat de la App nos lleva a WhatsApp, y WhatsApp a vernos y...bueno, lo que pasa luego depende de muchos factores, pero ya sabes por dónde voy.

Lo que está claro es que, en la mayoría de los casos, tengo muy en cuenta esa pequeña descripción que cada uno hace de sí mismo. Digamos que me gusta leerme la sinopsis antes de comprar el libro, no me garantiza que me guste, pero sí me ayuda a saber si me generará un mínimo de interés, o perderé el tiempo y acabaré dejando el libro olvidado en la estantería.

Porque, ¿acaso es tan complicado describirse mínimamente? Contar algo de ti, que te defina como persona, que invite a otras personas a querer saber más. Lo cierto es que parece más complicado de encontrar de lo que podamos imaginar, no en vano me he topado con mensajes de lo más variopintos; desde los que directamente no tienen nada que decir, los que aprovechan y venden Opel Corsa, quienes son amigos de sus amigos, quienes lo usan como criba, o como desahogo contra su ex...y lo más raro, quienes realmente cuentan algo de ellos, y más complicado incluso, quienes me llaman la atención como para iniciar yo la conversación. Si, soy bastante exigente, lo asumo. 

Posiblemente (por estadística) tú seas una de esas personas que tienen una descripción inexistente, pobre o extraña, así que quizá esto te sirva de inspiración para hacer algún cambio. Porque sí, vamos a ver algunos ejemplos. Profundos, vacíos, simples, resentidos... no te imaginas lo que se puede saber de una persona por lo que pone, y cómo, en su perfil. Al igual que las fotos hablan más allá de una instantánea, un texto cuenta más que las palabras que lo componen.

El día que me encuentre quien diga que es amigo de sus enemigos, le encontraré sentido a esto. ¿Amigo de sus amigos? ¿En serio eso es lo más que puedes decir de ti?

Vale, vamos bien hasta que echa balones fuera y espera que sea otra persona (quien lea) la que se forme una opinión. Es como vender un libro diciendo que está bien pero que casi mejor mires páginas al azar para ver si es verdad.

Oye, la sinceridad siempre me parece bien.

No dice nada de él, pero ya entendemos que no le resulta sencillo encontrar con quien hablar, aunque con ese perfil tampoco es que propicie muchos temas de conversación.

Casi más importante que saber lo que quieres es saber lo que NO quieres. Yo, por ejemplo, no quiero alguien a quien no entienda cuando escribe, ¿qué es eso de "la mujer que no existe mucho"? Aquí, además, aprovecha para excusarse por no abrirte conversación. Personalmente, nunca miro quién me visita, poco o mucho.

Con la primera parte estoy de acuerdo. Sobre las personas que no contestan para bien o para mal... Cuando alguien no me interesa, no me atrae, o su primera comunicación es una proposición sexual, ahorro tiempo ignorando el mensaje, ¿para qué pasar media hora diciéndole que no me interesa si lo hago más rápido dándole a omitir?

Uno que se tomó en serio eso de contar algo sobre él, hasta que dice que no le gustan los rodeos y gasta mil palabras para decirlo de tres maneras diferentes. Y vaya, a veces tiene empatía, ¡cásate conmigo!

Mi alma gemela, o al menos alguien que anda igual de saturado que yo. Sí que es cierto que parece imposible encontrar alguien "normal" cuando, irónicamente, tantísima gente lo señala como cualidad en su descripción.

Las cosas claras. Aporta información sobre sus gustos, lo que busca, y muestra cierta humildad. El detalle del corazoncito tiene su aquel, y ciertamente todos tenemos sentimientos.

Quiere algo estable, muy bien. Lo malo es que me huele un poco a resentimiento con eso de "que no mienta...fiel...", son cosas deseables, pero no sé, no sé.

Como frase motivacional está bien, como descripción, demasiado vaga.

El profundo que no dice nada de él, pero escribe una parrafada para que creas que tiene algo interesante que contar. 152 palabras, tres comas y un punto, todo ello mal ubicado. Su profunda incorrección ortográfica me abruma.

Y uno de ellos me lo paso limpiándome la sangre de los ojos al leer faltas ortográficas...

Mira, ¡existe la gente que emplea el "sobre mí" para lo que es! Ya luego el apunte final pues bueno, sigo sin creer que alguien prefiera un "no me interesas" y lo acepte tal cual sin intentar convencerte, ni insultarte, por ahora no lo he visto.


Y hasta aquí la selección de Sobre mí de hoy. Reconozco que soy muy exigente, que algunas veces he acabado haciendo buenas migas con personas que no tenían una descripción o ésta dejaba mucho que desear, que las apariencias engañan para bien y para mal... Pero es que a estas alturas de la vida, es difícil cambiar algunas cosas, como el gusto por sacar punta a todo cuanto veo.

¿Qué te ha parecido la selección, has visto alguna descripción original, alguna que te haya hecho salir corriendo, eres tú quien tiene una descripción así...? Cuéntame, tengo curiosidad.

No te vayas muy lejos, esta sección todavía tiene mucho que ofrecer, y yo mucho que comentar. Ya que no encuentro lo que busco, que al menos las horas en App's de ligue me sirvan para algo, ¿no?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me encantará saber su opinión...