-

8 de agosto de 2018

Las manos como fetiche

fetiche

Hasta no hace mucho no he sido consciente de lo eróticas que me podían parecer determinadas manos. Y cuando me parecía algo nuevo que hubiera desarrollado con el tiempo, me encuentro hablándolo con mi mejor amigo y él asintiendo y aseverando que 'desde siempre' me han atraído.

¿Cómo puede ser que un tercero lo supiera antes que yo? ¿Quizá hay alguien más atento o con más memoria sobre mis actos que yo misma? Pues parece ser que sí...

Digamos que hará menos de dos años que -con seguridad- puedo declarar que tengo las manos como fetiche, aunque claramente no cualquier mano cumple requisitos, ni aún cumpliéndolos me voy restregando por las esquinas al ver unas que me gusten o evoquen erotismo.

fetiche manos
Mano de Ekaitz de Erotic.cat

¿Existe un por qué?

Podría divagar sobre ello durante horas y no obtener conclusión alguna. ¿Por qué nos gusta lo que nos gusta? Es imposible racionalizar todo cuanto nos rodea, sean hechos, gustos o deseos, y hasta contraproducente diría yo. No descarto alguna reminiscencia de cierta necesidad de protección, y las manos como ejecutoras de ésta, o puede que nada tenga que ver.

¿Cómo me gustan?

Como cualquier fetiche, gusto o atracción, siempre hay un prototipo, algo que ejerce de filtro. Ya sea que te gusten las personas altas, morenas, zurdas o bilingües; no siempre te gustarán todas las personas que cumplan con ello, como a mí no me gustan todas las manos del planeta, mismamente las mías, más allá de serme de gran ayuda para multitud de tareas, con el cariño que las tengo y, sin desagradarme, no me dicen nada especial.

En cambio, unas manos masculinas fuertes, con nudillos prominentes, venas y tendones marcados, y mínimamente o nada velludas me encantan. Puntos extra si además de lo anterior son grandes...

fetiche manos
Mano de Sergio Fosela (Terapia Sexitiva), ve a su web si quieres probarla...

¿Y cómo funciona?

Con el poder de la psique, y las manos como fetiche, ¿qué si no? La visión de unas manos no es nada del otro mundo si no hay un deseo o una mente que fantasee y se imagine cómo se sentirían esas manos concretas sobre la piel, apoyar la mejilla en la palma y encontrarse en casa, notar cómo acarician suavemente, agarran con fuerza, juegan hábiles en cada rincón, o azotan con firmeza.

Imaginarlas sobre mi cuerpo o jugando con él es lo que más me excita de esas manos, pues muchas veces no se requiere ese contacto real para que sean capaces de inspirar un pensamiento erótico. Aunque, por supuesto, la sensación es mucho mejor si entran en contacto con mi piel, sobre todo si se manejan como he imaginado en mi mente.

fetiche manos
Mano de amigo anónimo

Como si de soft porn se tratara, un amigo me manda un vídeo de su mano acariciando su pierna, justo donde tiene ese tatuaje que tanto me gusta, y me imagino que es mi piel la que le siente, la que sus dedos recorren, la que se estremece cuando su gran mano aprieta la carne con decisión, y ahí ya llega un punto en el que me entra hambre de algo más que su mano. 

En el fondo hay que conquistarme por el cerebro, por saber jugar con mi imaginación, y por conocer que, mejor que algo explícito, me excitará más ver una mano acariciando piel, u oír una sincera respiración entrecortada, aunque eso es historia para otro día...

Gracias a mis tres amigos por sus aportaciones fotográficas y, bueno, también por las fantasías, ejem.

Y tú, ¿tienes las manos como fetiche, otro fetiche quizá, algo que no calificarías como tal pero que te gusta mucho...? Cuéntamelo en los comentarios...


PD: No, gracias, este post no es una invitación a que me mandes fotos/vídeos de tus manos, así que abstente de hacerlo.

3 comentarios:

  1. Estupendo post! A mí me pasa algo parecido con los brazos masculinos ;)

    Besitos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dice Ester, estupendo artículo. Y me encanta tu PD,de otra forma te lloverían fotos de muchos.

      En tema de fetiches, tengo uno con una marca de perfume. Cada que lo huelo me transporta a otra dimensión sin importar la mujer que lo use. Incluso, sin ver quién lo está portando. Otros así, son el cabello femenino; cuando es largo y ver como se mueve es fascinante. Y uno más es la lencería que me pierde de más de una manera.

      Saludos.
      Ramón

      Eliminar
    2. Gracias Ester! Huum, también tienen su aquel, sí...

      Besotes.


      Interesante Ramón, que bonito tener diversidad erótica ;)

      Eliminar

Yo ya he hablado, ahora te toca a ti...