-

25 de junio de 2018

Soft Tampons – Sexo con la regla sin homenajear La Matanza de Texas

Joy Division

El título ya te da muchas pistas de lo que éste producto puede hacer en pro de librarte de uno de los impedimentos más presentes cuando se tiene la regla y tenemos un calentón importante, pero no queremos tener que cubrirlo todo con toallas, follar en la ducha, ni mucho menos quedarnos con las ganas.

Olvídate de eso de ‘no puedo follar con la regla’, porque si no puedes es porque no quieres. Y aunque para dejar atrás ese estigma no nos hace falta ningún producto específico, porque basta naturalizar la menstruación quien la tiene, y quien mantiene relaciones con esa persona; Soft Tampons nos ayuda a minimizar esa frustración sanguínea. Pero mejor me explico…

Soft Tampons son unos tampones de Joy Division hechos de esponja. Su principal cualidad es que son esponjas hipoalergénicas (clínica y dermatológicamente comprobadas) que recogen la menstruación como lo haría cualquier tampón, con la diferencia de que, al tener una estructura tan maleable, permite la penetración, ya sea de dedos, juguetes o penes, sin manchar nada


Tienen forma de corazón ligeramente alargado, y poseen una pequeña asa para la extracción. Existen otras marcas y otras formas, aunque personalmente sólo he probado éstos. Se coloca como cualquier otro tampón, abriendo los labios e introduciéndolo en la vagina empujándolo con el dedo suavemente; para facilitar la introducción puede emplearse un poco de lubricante con base de agua. El tiempo de uso puede variar en función de la abundancia del flujo menstrual, se recomienda cambiarlo cada 4-6 horas, aunque puede usarse hasta un máximo de 8 horas.

Soft Tampons

Para quitarlo bastará tirar del asa con el dedo índice o corazón. Es recomendable sentarse en el váter con las piernas abiertas o ponerse de cuclillas para hacerlo, ya que estas posturas acortan la vagina unos centímetros facilitando la extracción. Si no consiguieras sacar el tampón por tus propios medios, pide ayuda a quien haya colaborado en que esté tan al fondo, o alguien de confianza; si aun así no pudierais sacarlo, acude a un centro médico. Pero por lo que más quieras, ¡relájate! No será la primera vez que que a alguien se le queda algo en la vagina, ni la última, no pasa nada.

Soft Tampons

Son tampones de un solo uso, por lo que una vez lo cambiemos, deberemos desecharlo en la basura, nada de tirarlo por el retrete, cuidemos la higiene y el medio ambiente; nada de reutilizarlo, pues podría causar una infección.

Debido al coste, y a que, siendo sincera, no es lo más cómodo de extraer, mi recomendación es usarlos sólo cuando se practique sexo, el flujo menstrual sea abundante (o de una cantidad notable) y queramos hacerlo de la manera más higiénica. Aunque la marca los recomienda también para usarlos en la piscina/spa (al no tener un cordón exterior puede evitar infecciones derivadas de ello), sinceramente no creo que puedan reportar una ventaja muy representativa respecto a un tampón al uso o que, por supuesto, una copa menstrual. El tamaño del envase individual no favorece tampoco que se conviertan en sustitutos de otro tipo de productos desechables, llevar en el bolso más de uno te quita un espacio que podrías aprovechar con algo más interesante

No derroches el dinero –porque como cualquier producto de higiene íntima, muy baratos no son- y déjalos sólo para disfrutar de un sexo olvidándote de la regla y lo aburrido de tener que controlar la salida de fluidos. Que los homenajes de La Matanza de Texas sean sólo en el cine.

A veces nos puede dar algún quebradero de cabeza (con el tiempo adquieres habilidad)… Te comentaba arriba que puede darse el caso de que no puedas quitártelo por tus propios medios, primero que quede claro que el que pueda pasar no quiere decir que TENGA que pasar, no te estreses que todo tiene solución. El problema es que estos tampones no se llevan muy bien con penetraciones muy profundas (te lo digo yo…) -sea lo que sea lo que penetre la vagina-, y con las embestidas puede hacer que la esponja se suba más de lo deseado, y que luego tus dedos no alcancen a tirar de él, aunque lo más seguro sea que sí lo roces –lo que resulta frustrante-.

Soft Tampons

Si tienes mucho flujo y todavía tienes horas de uso, te recomiendo que lo dejes un poco más, con el propio peso de la esponja en alta capacidad es fácil que pueda salir mejor –pero nunca excedas las 8 horas-. Si tienes poquito flujo o, aun habiendo probado lo anterior, no logras que salga, respira y relájate, no contraigas la vagina

Hay que tener en cuenta que la posición de la mano para tirar tú del tampón es muy forzada, y si está muy arriba no se tiene un buen ángulo. Un tampón habitual no presenta este problema porque tiene una cuerdecita de la que tirar, pero aquí vamos sin guía. Ante todo, relax. Cuánto más nervios tengas, más probable que aquello no salga. 

Soft TamponsSi tras varios intentos has acabado con la muñeca dolorida, pero sin éxito en la extracción –doy fe de que puede pasar, y es horrible-, pide ayuda. Alguien idóneo puede ser con quien hayas compartido el sexo, ya ha estado entre tus piernas, sólo tiene que meter los dedos en la vagina y tirar del tampón –si se asusta/asquea por poca o mucha sangre en el tampón, busca amante nuevo, esa persona no vale la pena-. Al poder colocar la mano en otro ángulo tendrá mejor acceso y logrará alcanzarlo. En caso de que esa persona no sea una opción (por lo que sea), pide ayuda a alguien de confianza.

Si por un remotísimo caso ni aun así saliera, acude a un centro médico y explica lo que ha ocurrido para que te ayuden. No pases vergüenza, es algo que puede suceder y tiene fácil solución. Dejarlo dentro esperando un milagro sólo te provocaría problemas de salud, y no queremos eso, tú en primer lugar.

A la hora del sexo, es imperceptible para quien lo lleva, siempre que esté bien colocada la esponja, claro. La persona que penetra, si lo hace con los dedos o el pene, puede notarlo, aunque no es algo molesto dada la suavidad del material y lo blando que es. Puede resultar algo diferente, y no será exactamente como el sexo sin el tampón, aunque es probable que la otra persona no se entere hasta que se lo digas, a menos que tenga un gran conocimiento de esa vagina en cuestión, o lo roce con los dedos mientras pone cara de desconcierto. 

Es un producto interesante que abre una puerta a todas aquellas personas que sienten cierta aprensión con la menstruación o que les bloquea de tal manera que se quedan con las ganas de sexo sólo por no tener que enfrentarse a ello. O para quienes, aun sin ese impedimento psicológico, quieren disfrutar del sexo sin pensar en las lavadoras que tendrán que poner después. ¿Por qué no probarlos para formarse una opinión?

Dime, ¿qué te parece el producto, lo conocías, te gustaría probarlo…? Cuéntamelo en los comentarios...

¡Pásate por mi Instagram, que estoy sorteando una caja!

Nota: Antes de usar este producto u otro similar, es recomendable leer las instrucciones e indicaciones que contiene el envase; no olvides que la salud ginecológica es importante, trata tu vagina con cariño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Yo ya he hablado, ahora te toca a ti...