-

23 de mayo de 2018

Zumio - Review


Zumio

Zumio puede no parecer gran cosa de primeras, pero en cuanto le pones en marcha y ves la potencia que contiene tu percepción cambia completamente.




¿Qué características tiene?

* ABS y silicona médica.
* Recargable por inducción.
* Resistente al agua.
* Muy (muy) potente.
* 8 intensidades de vibración.
* Con unas medidas de 18 cm de largo y 3 cm de diámetro en su parte más ancha.

Zumio

¿Qué incluye?

* Base de carga por inducción y cable usb.
* Funda de almacenaje.
* Manual de instucciones.


Experiencia

Como decía al principio, cuando lo vi me pareció poca cosa, con una punta tan fina no auguraba muy buenos resultados. Pero, cosas que pasan y por más juguetes que haya probado, hay veces que la intuición se va al carajo y te sorprendes gratamente.

Éste es el caso de Zumio. Lo que en primera instancia me parecía un punto flaco, que era lo limitado de la zona de estimulación, es uno de sus puntos más fuertes; el segundo es la increíble potencia que tiene. Es un producto diseñado por mujeres, con la finalidad de poder obtener orgasmos en el menor tiempo posible.

Resolvamos lo técnico primero. Se trata de un vibrador fabricado en ABS prácticamente en su totalidad, a excepción de la zona de los botones que es de silicona.

Es recargable por inducción -como un cepillo de dientes eléctrico- y basta conectar la carga a un puerto USB para cargarlo, mientras esté cargando la luz LED de la base de carga parpadeará, se mantendrá fija cuando esté la batería completa y tendrás unas 4 horas de uso.


Zumio

Posee 3 botones, uno pequeñito para encender y apagar con un toque (para el bloqueo de emergencia será necesario pulsar durante unos 5 segundos aproximadamente, para activarlo, y desactivarlo después). Una vez pulsemos se pondrá en marcha en su intensidad más baja de las 8 que tiene. Para ir variando de una a otra tenemos dos botones, el superior para aumentar la intensidad y el inferior para disminuirla. No te descontroles y empieza con la más suave, hazme caso...

Es resistente al agua, así que puedes llevarlo a la ducha y aprovechar los minutos de tranquilidad. Se limpia realmente fácil con agua y jabón neutro, y sólo debes usarlo con lubricante con base en agua, no quieres dañarlo, créeme.

Desde la propia marca dan orientaciones de cómo usar Zumio y su SpiroPUNTA, lo que podría ofrecerte un orgasmo (al menos) en un tiempo comprendido entre 1 y 5 minutos (aquí ya sabemos, cada clítoris es un mundo).

Zumio
[Pasos indicados en el manual de instrucciones:
Paso 1: 20 segundos. Lubricar la punta. Iniciar la emoción con la punta en la intensidad más baja.
Paso 2: 20 segundos. Aumentar el placer y la intensidad usando la punta y el tallo.
Paso 3: 20 segundos. Utilice la punta y el tallo juntos.]

Ahora, ¿qué me parece a mí?

Me gusta que se cargue por inducción, parecerá una bobada pero muy útil. La activación del modo de bloqueo es un poco confuso al principio, más que nada porque para activar el bloqueo tienes que ponerlo en marcha (recuerda que con sólo pulsar se enciende), y tarda un poco en detectar lo que quieres hacer, vibra diferente y ya, por fin, se apaga con el bloqueo activo. Es simplemente pillarle el truco, pero quizá no es la mejor forma de bloquearlo.

Respecto a la operativa de los botones, es muy sencilla, y se agradece poder subir y bajar la intensidad sin tener que pasar por todos los niveles disponibles. La parte mala es que, aunque están diferenciados con un relieve exterior, cuando estás en situación a veces es complicado dar con el botón adecuado al no verlo, y paseas el dedo por la zona intentando acertar. Lo reconozco, alguna vez le he bajado la intensidad cuando quería subirla. O lo que es peor, ¡lo he apagado por error! Porque sí, que se encienda con una sola pulsación es muy rápido, y genial cuando queremos apagarlo a la velocidad de la luz si tememos que nos van a interrumpir, pero también hace que determinadas posturas o roces puedan convertirse en un corta rollos al aumentar las probabilidades de apagarlo sin querer.

La SpiroPUNTA me ha sorprendido, concentra muchísimo la potencia, y quizá por eso requiera cierta práctica antes de desenvolverse bien con ella, y me explico. ¿Has probado alguna vez a mover el dedo de tu acompañante por un punto concreto de tu anatomía? ¿Has notado lo complicado que puede ser dar con ese punto que tú localizas en milésimas con tu dedo? Pues pasa lo mismo. Al final se trata de controlar un apéndice extraño, con una superficie muy pequeña en una zona de estimulación no muy amplia y muy sensible. No te desanimes, no quiere decir que no sea posible, sólo que el primer uso que le des a Zumio puede costarte pillarle el truco.

Zumio

La potencia. Pues mira, he tenido batidoras con mucha menos, que ríete tú de montar claras a punto de nieve, le pones ésto y antes de que puedas meter la punta del todo ya tienes el merengue. Que tenga tantísima potencia es genial para quienes nos gustan los vibradores potentes, pero totalmente contraindicado para quienes tienen el clítoris extremadamente sensible, podría hacerles mucho daño. Porque, no te voy a engañar, que pueda dirigir toda la potencia en un foco tan pequeño puede ser too much para clítoris más resistentes pasados unos segundos o en según qué momentos. Aquí no hay material de silicona o superficie que disipe la vibración, la tienes íntegra y dirigida, hay que prepararse mentalmente para ello -bueno, esa parte sí es exagerada-.

Habitualmente ya sabes, a más potencia, más alto el sonido emitido. Pero lo cierto es que, en relación a la potencia que tiene, es muy silencioso. A nivel global, comparado con otros juguetes, disminuye a bastante silencioso, que tampoco está mal. La parte buena es que, entre las piernas, se amortigua la mayoría. Eso sí, preocúpate porque lo que se oiga sean tus gemidos, ahí ya no puede ayudarte nadie...

Claramente Zumio está enfocado a la estimulación -ultra rápida- del clítoris, pero también es maravilloso empleado en los pezones, te lo digo yo. Y es muy probable que dé bastante juego en un masaje de pareja estimulando otras zonas, e incluso en el pene, perineo o exterior del ano. Que un juguete esté pensado para algo no quiere decir que no podamos sacarle más partido a la inversión, ¿verdad? Eso sí, recuerda siempre unas medidas higiénicas básicas (del ano al agua, nada de volver al clítoris).

ZumioZumio

Si tienes poco tiempo para darte placer, si quieres un vibrador muy potente, si quieres experiencias nuevas, si quieres compartir la experiencia con alguien y que de mucho juego...te recomiendo que pruebes Zumio; además, en la mesilla apenas ocupa espacio y viene muy bien para esas noches que cuesta conciliar el sueño...


Pros

* Muy, muy, muy potente.
* Bastante silencioso.
* Recargable por inducción.


Contras

* Sensibilidad del botón de encendido y su activación accidental.


Recomendaciones

* Úsalo siempre con lubricante con base de agua para protegerlo de deterioros.
* Lava bien el juguete antes y después de usarlo. Para ello usa agua y jabón neutro; puedes usar también un limpiador específico para juguetes.
* Sécalo con un paño que no tenga pelusas, o sécalo al aire y deja que respire un poco antes de guardarlo.
*Guárdalo en la funda que incluye, o en la propia caja.


Gracias a Zumio he podido ofrecerte esta honesta review. Visita su web si quieres más información.

Dime, ¿conocías a Zumio, qué te parece el tipo de estimulación que ofrece, prefieres un juguete muy potente o uno más moderado, tienes problemas de tiempo y te viene genial poder echar un quickie...? Cuéntamelo en los comentarios...

2 comentarios:

  1. Gracias como siempre por tus completísimas reviews! La verdad es un juguete diferente y me despierta cierta curiosidad. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por apreciar el trabajo :* Muy diferente, e interesante. La potencia es innegablemente alta, jajaja.

      Besotes.

      Eliminar

Yo ya he hablado, ahora te toca a ti...