-

7 de marzo de 2018

Superior y Tower de Chrystalino (Shots) - Review


Superior y Tower forman parte de la gama Chrystalino de Shots, dicha gama está compuesta de dildos de cristal que tienen como fin estimular nuestro cuerpo a la vez de protegerlo al tratarse de un material no poroso y 100% seguro.

Chrystalino emplea cristal de borosilicato, muy resistente y seguro, para crear sus productos, hechos a mano. Dentro de la gama podemos encontrar diversos modelos, entre ellos Superior y Tower, de los que te hablaré en esta review.


Emplear cristal para juguetes eróticos puede sonar a deporte de riesgo, pero no cuando se trata de material de calidad que ha pasado altos estándares. Entre sus puntos fuertes está el poder controlar la temperatura del dildo, ser un material natural, no ser poroso y poder esterilizarlo con total garantía.



¿Qué características tiene?

* Cristal de borosilicato hecho a mano.
* Superior con unas medidas de 18 cm de largo (15 cm insertables) y 3.4 cm de diámetro.
* Tower con unas medidas de 18 cm de largo (15 cm insertables) y 2.1 cm de diámetro.



¿Qué incluye?

* Guía de productos de la gama Chrystalino.
* Caja de almacenaje para asegurar la integridad del dildo.


Experiencia

Me declaro una fan de los juguetes eróticos de cristal, aunque no siempre fue así. Al principio, como puede pasarte a ti ahora, lo de penetrarme con un trozo de cristal, por más destinado a ello que estuviera, me daba cierta aprensión, por eso de que pudiera romperse durante el uso y acabar en urgencias con una historia nada divertida de contar. Luego tuve mi primer dildo de cristal, y me abrió un mundo nuevo de sensaciones, aprendí sobre la dureza de éstos y lo seguros que son para el cuerpo tanto por la robustez del material, como a nivel higiénico; al no ser porosos permanecen inalterables con el uso y pueden esterilizarse incluso hirviéndolos.

Sabemos que el cristal es un material frío al tacto, y podemos aprovechar ese efecto frío natural para la estimulación; aumentar el frío pasándolo por agua muy fría o metiéndolo un rato en el congelador; o bien calentarlo con agua para que coja una temperatura más similar a la corporal o incluso superior. Pero cuidado, tampoco te pases o acabarás haciéndote daño, los extremos excesivos no son buenos para tu anatomía, un cambio de temperatura es excitante, una quemadura por calor o frío no.

La gama Chrystalino tiene diversos diseños, pero te hablaré de dos de ellos: Superior y Tower. Toda la colección está pensada para poder usarla tanto vaginal como analmente, aunque hay formas más propicias que otras para cada estimulación, finalmente eres tú quien decide cómo y dónde usarlo. Superior tiene una curvatura y relieves perfectos para estimular el Punto G; y Tower es muy bueno si pensamos en una estimulación poco invasiva en el ano. Empecemos por éste último.


Tower tiene el requisito principal para cualquier juguete anal básico, una base que haga tope y evite que el juguete pueda ser succionado. Al tener un diámetro de 2.1 cm y una forma recta facilita la introducción sin tener que dilatar en exceso, por lo que puede ser una buena herramienta para iniciarse en los juegos anales, para simultanear con penetración vaginal o simplemente para empezar una sesión anal más intensa. El frío del material puede ayudarnos a relajar los músculos de forma natural lo que, añadiendo un poco de lubricante, simplificará la penetración y el disfrute de la misma.


Superior es quizá algo más complejo. Claro que puedes usarlo analmente, aunque personalmente lo prefiero para el Punto G. La curvatura del dildo facilita la estimulación, y los distintos volúmenes en ambos extremos hará un gran trabajo sobre todo en la entrada de la vagina -la parte con mayor sensibilidad-. En un extremo tenemos dos volúmenes (uno pequeño seguido de otro de mayor tamaño), y en el contrario el más grande. Usar el extremo con dos volúmenes para iniciar la penetración incrementa la sensibilización de la zona, los relieves entrando y saliendo provocan mayor fricción; y posteriormente darle la vuelta para centrarse en el Punto G con el volumen más grande penetrando y acariciando con mayor maestría. Lo que, acompañado con la estimulación del clítoris por la mano o un pequeño vibrador, hará las delicias de una masturbación realmente intensa; y aunque me gusten las vibraciones fuertes, he de reconocer que probarlo con ellas a poca intensidad y dejándolo como mero complemento a Superior da muy buenos resultados.

Al estar hecho de cristal, puede emplearse cualquier tipo de lubricante adecuado para el cuerpo (ya sabes lo que quiero decir, nada de aceite de oliva o bálsamo labial), con base en agua o en silicona debería ser tu elección, o intercalar entre usos. Dada la naturaleza resbalosa del cristal, te recomiendo empezar con poca cantidad de lubricante e ir incrementándola si fuera preciso, si embadurnas en exceso el dildo podrías acabar perdiendo adherencia en las manos y el juguete precipitarse a una caída arriesgada que ponga final juego.

Como contra al material, más que a la gama, es que aunque se fabrican con materiales fuertes, una caída accidental puede ser fatal o dejar mellado e inservible el juguete (si observas rajas, trozos saltados o cualquier otra imperfección provocada por un golpe o caída, no uses el producto hasta comprobar el alcance y deséchalo si fuera necesario, o podrías hacerte muchísimo daño); la dureza es otro factor, puede no agradar a todas las anatomías, o en todos los momentos, sobre todo en penetraciones vaginales.

La limpieza es muy sencilla, agua y jabón neutro como lo hacemos habitualmente funciona muy bien, y al no tener relieves o hendiduras complicadas no requiere esfuerzo. Si lo que quieres es esterilizar el juguete -bien porque vaya a usarlo otra persona, porque quieras usar vaginalmente uno que ya hayas usado analmente, o por mantenimiento periódico-, puedes hervirlo para eliminar cualquier microorganismo. Incluso meterlo en el lavavajillas, aunque nunca me pareció muy buena idea lavar los juguetes eróticos ahí...

Dentro de la colección Chrystalino seguro que encuentras un diseño que te conquiste. Superior ha conquistado mi vagina, y Tower mi ano; el amor está a la vuelta de la esquina, o al abrir una caja... No tengas miedo de experimentar con juguetes eróticos de cristal u otro material diferente (siempre que estén diseñados a tal efecto), puedes descubrir nuevos horizontes. Te recomiendo que, al menos una vez en la vida, pruebes un dildo de cristal, ¿por qué no de esta gama?


Pros

* Fácil de limpiar y esterilizar.
* El juego con la temperatura que ofrece.
* Puede usarse con cualquier tipo de lubricante.


Contras

* Tower, aunque indicado también para penetración vaginal, puede quedarse escaso en diámetro para una estimulación más intensa.
* Hay que medir muy bien la cantidad de lubricante que se usa, si nos pasamos se nos podría resbalar y caer, con sus posiblemente nefastas consecuencias.


Recomendaciones

* Elige el lubricante que prefieras y úsalo sin miedo. Intenta no poner mucha cantidad e ir añadiendo poco a poco si lo consideras necesario, un exceso podría volverte las manos demasiado resbaladizas y el dildo salir volando.
* Lava bien el juguete antes y después de usarlo. Para ello usa agua y jabón neutro; también puedes hervirlo y así esterilizarlo; e incluso meterlo en el lavavajillas.
* Sécalo con un paño que no tenga pelusas, o sécalo al aire y deja que respire un poco antes de guardarlo.
* La mejor forma de conservarlo es guardarlo en su propia caja. Estará protegido ante posibles golpes o caídas accidentales y no se rallará gracias a la espuma que lo protegerá y preservará hasta su siguiente uso.


Superior y Tower han sido cortesía de Shots, a quién agradezco la oportunidad de probar la nueva gama de productos Chrystalino y así poder ofrecerte una review honesta, como siempre.

Dime, ¿qué te parecen los dildos de cristal, has probado alguno, te da miedo hacerlo, te gusta la nueva gama Chrystalino, sabías que pueden hervirse para esterilizarse, cuál es tu favorito...? Cuéntamelo en los comentarios...

6 comentarios:

  1. Hola Gwen, gracias por esta interesante review. Yo nunca he usado un dildo de cristal, la verdad son bonitos, pero es cierto que da un poco de cosa así de primeras. El peor inconveniente que le veo es el de que se te caiga, pero bueno, como experiencia es cierto que puede ser interesante. Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensaba lo mismo al principio Ester, sí que es cierto que ese pequeño miedo no se va nunca, pero míralo así, ¿cuántas veces se te caen cosas importantes y/o frágiles al suelo? Lo bueno que tienen es que, aunque son algo frágiles por ser de cristal aunque éste sea duro, son de un precio asequible, que parece que no, pero no duele TANTO.

      Cuéntame si te animas a probar el cristal, la experiencia ya te digo que sí es interesante (el efecto frío wow).

      Besotes.

      Eliminar
  2. Hola Gwen, muy buena review. Cierto es que al principio da un poc de impresión eso de introducir algo de cristal en algo tan delicado. En mis tuppersex siempre aconsejo que cuando se use este tipo de juguete hay que tomar algunas medidas de precaución frente a caidas al suelo o golpes inesperados y a guardarlo, después de su limpieza, jejeje, para evitar olvidar donde lo pusiste y que se caiga al suelo por descuido. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias :) Bien cuidados pueden ser unos juguetes muy duraderos.

      Gracias por pasarte. Besotes.

      Eliminar
  3. Algunos dildos de este tipo me parecen verdaderas obras de arte. De las de mirar y no tocar, que es un poco lo que me pasa con estos productos. Por una parte me gustan mucho y por otra me dan un poco de reparo así de primeras como dice Ester. Aunque bueno, siempre hay que probar de todo.
    Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo muy bien. Pero como dices, hay que probar de todo, y las sensaciones son bastante únicas, atrévete a probar!

      Besotes.

      Eliminar

Yo ya he hablado, ahora te toca a ti...