-

13 de diciembre de 2017

Sexpfff... ¡qué pereza!


El sexo te encanta, lo disfrutas, lo compartes, lo vives, lo conviertes incluso en una parte de tu trabajo...

Y en esas estaba yo, hasta que la obra faraónica de mi casa se instauró en cada aspecto de mi vida, haciendo que no pueda ni hablar de ella sin que me entre la ansiedad y se me suba la tensión por las nubes.

Si te digo la verdad tengo ganas cero de follar, de masturbarme, casi incluso hasta de hablar de sexo; ¿es grave doctor? ¡Ya te digo que sí!


Con todo hay rachas, momentos de la vida en que apetece más o menos de lo habitual hacer determinada cosa. A veces hay una causa lógica, y otras simplemente sucede sin entender muy bien por qué, ni cómo solucionarlo. Porque joder, son cosas que te gustan, y cuando eso que disfrutas te da pereza -sea lo que sea eso-, hay que poner las cartas sobre la mesa y evaluar la situación. A cualquiera le cuesta hacer lo que no le gusta, hacer la declaración de la Renta, sacar la basura, recibir en casa a algún pariente cansino... Pero ay cuando nos desenamoramos de cosas que nos llenan, que nos hacen sentir vivos y felices, entonces toca dar con lo que sea que nos quita las ganas y encontrar la paz necesaria para volver a amarlo.

Tampoco te quiero decir que le haya cogido pereza para siempre al sexo, por favor, ni mucho menos. Pero estoy en esa situación en la que dices que no tienes hambre, hasta que alguien te pone un delicioso plato de comida delante y se lo come con gusto mientras te lo pasa por delante de la boca; que te dan ganas, que picas, que al final te abalanzas sobre el plato y lo dejas seco limpio.

Estos meses no ha habido mucha actividad recreativa en mi coño, es cierto, pero entre una crisis de ansiedad y otra algo de divertimento ha habido, sola y acompañada, porque oye, sigo siendo Gwen.

Y ahora estaré pasando muy poco por aquí, faltando a mi costumbre-autopromesa de escribirte mínimo una vez a la semana, y créeme que no me gusta nada fallarte, ni me gusta estar tan desconectada del blog ni del mundo que le rodea. Sólo puedo pedirte un poco más de paciencia, porque pronto -espero- las cosas volverán a la normalidad, tendrás nuevos relatos de experiencias, reviews de productos eróticos muy interesantes y más reflexiones de esas que se agolpan en mi mente de vez en cuando.

¿No te vas, verdad?

Ahora dime, ¿te ha pasado alguna vez perder el interés por el sexo, se te han quitado las ganas por estrés, malas rachas, has retomado aquello que tanto te gustaba tras un periodo de inapetencia...?  Cuéntamelo en los comentarios...

15 comentarios:

  1. Tantas veces que ya he perdido la cuenta... con cada cosa que me gusta, me apasiona y me llena, he pasado períodos de gran inapetencia... hasta he debido "obligarme" con algunas y en algunas ocasiones... por lo cual, no sólo me he visto reflejada en tus palabras, sino que te he comprendido muy bien. Y por lo bueno, si hay que esperar, pues se espera.

    Un beso y desde ya, Felices Fiestas!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En eso tienes razón, si hay que esperar se espera. Todo llega, ¿cómo ni iban a hacerlo las ganas de sexo, de jugar, de escribir de...?

      Besotes.

      Eliminar
  2. Por supuesto que si. De hecho estoy en uno de ellos desde hace bastantes meses. Y me preocupa pensar que esta falta de interes se ha instalado en mi para no marcharse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final todo pasa. Solo que en ocasiones hay que forzar un poco la marcha de las malas rachas, ir recuperando poco a poco esa actividad que tanto nos gustaba y llenaba, hasta que vuelva a formar parte de nuestro todo.

      Gracias por pasarte, besotes.

      Eliminar
  3. Saber cogerse vacaciones a veces es difícil, cogerlas de uno mismo es todo un arte. No sólo es duro desconectar, es que estamos acostumbrados a sentirnos culpables al hacerlo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí le has dado en el clavo. Duro desconectar, duro creer que dejamos algo colgado, que 'debemos' algo. Es imprescindible tomarse tiempo para uno mismo, para distanciarse de las cosas y poner perspectiva.

      Gracias por pasarte. Besotes.

      Eliminar
  4. Es verdad.
    De cualquier forma las vacaciones voluntarias suelen ser placenteras, las forzadas son estresantes.

    ResponderEliminar
  5. Lo cierto es que no, nunca me ha pasado. Soy, o dicen que soy, muy sexual, y cada día tengo ganas, pero sin tener con quien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Simplemente es algo que pase, quizá en un futuro, quizá nunca si tienes suerte Tampoco es malo, sólo es una etapa. Parte mala el no tener con quién, pero míralo por el lado bueno, ya tienes una parte hecha, las ganas están ahí ;)

      Gracias por pasarte. Besotes.

      Eliminar
  6. A veces, si. Las vacaciones de calendario son muy duras, no hacemos lo que más nos gusta realmente. Por eso creo que hay que "prepararlas" de alguna manera. Creando alicientes, imaginando situaciones. A veces el sexo hay que "planearlo" un poquito.
    Me encantó el post.
    Gracias!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que tienes razón, a veces hay que planear algo y comprometerse con ello, por más que no sea lo que nos apetece, pero sí lo que necesitamos.

      Besotes.

      Eliminar
  7. A veces ocurre hasta en las mejores familias... nada, intenta desconectar y recargar pilas.
    Te esperaremos.
    Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poco a poco estoy en ello. Y en cuanto tenga el ordenador bien operativo me pongo a leeros, que os tengo abandonadas en contra de mi voluntad (y el tiempo, y la tecnología...).

      Gracias por estar. Besotes.

      Eliminar
  8. Pocas veces se me han quitado las ganas de sexo, me gusta y si das con la persona que sabe jugar contigo aún me animo más.
    No necesito que sea ni en persona, simplemente conversaciones por whatsapp ya han hecho que pase un buen rato de calor sexual.
    Así soy...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que una persona que sepa activarnos lo logrará esté donde esté (siempre mejor en persona, creo). Lo malo es que por desgracia hay veces que acaba por no apetecerme más que hacerme un ovillo. Lo bueno, que si me pican bien acabo cayendo ;9

      Gracias por pasarte, espero verte de nuevo.

      Besotes.

      Eliminar

Yo ya he hablado, ahora te toca a ti...