-

22 de noviembre de 2017

Los vibradores para mujeres más novedosos



La tecnología avanza con la sociedad; y aunque a veces no se sepa determinar si fue la propia necesidad la que impulsa la creación, o si bien es la tecnología la que crea una necesidad, es una realidad que vivimos en una revolución constante, ya sea innovando completamente o rediseñando productos que fueron punteros en su momento y ahora se busca darles una presencia más actual. Uno de esos productos revolucionarios que han sido rediseñados y reinventados al mismo tiempo, son los vibradores

Si tomamos el placer como motor del mundo, al menos de alguna manera por pequeña que sea, los juguetes eróticos son las armas para que cualquier persona pueda, eligiendo el producto que más se adapte a sus necesidades, coronarlo con una sonrisa post orgásmica en los labios.

Es un hecho que habitualmente, salvo genitales caprichosos, ‘cualquier’ juguete puede hacernos las cosquillas necesarias (como podrían hacerlo nuestras manos); pero pudiendo elegir entre ‘lo de siempre’ y la revolución tecnológica al servicio del placer, nos gusta lo nuevo, lo revolucionario, lo que es sin parecerlo y ofrece más de lo que imaginamos. Y en cuanto a vibradores para mujeres (aunque defiendo la idea de que siempre se les puede dar un uso unisex), hay auténticas obras de diseño que, sin desmerecer en absoluto la funcionalidad, abren un mundo lejos de esos evidentes falos plásticos con venas que antaño llenaran estanterías en sexshops.

¿Necesitas ejemplos?

We Vibe revolucionó el juego en pareja con su primer juguete pensado para usar durante la penetración, ofreciendo la oportunidad, no sólo de proporcionar una sensación nueva en el pene dentro de la vagina, si no estimulación clitoriana sin manos; algo que no habíamos visto y que fue muy bien recibido, no en vano se han hecho diversas versiones dentro y fuera de la marca.

Lelo es sinónimo de calidad por los materiales y la innovación de sus productos, buscando nuevas formas de llevar el lujo a la cama a solas o en compañía, sin olvidar la estética. Ya sea con Ina Wave y su movimiento ‘ven aquí’, Ora2 y su simulación de sexo oral, o el neófito Sona.

FT London se caracteriza por productos llamativos, unisex y realmente silenciosos -difícil encontrar alguno más discreto que su colección-. Ya sea con Gvibe2 o su versión mini tenemos servido el juego independientemente de nuestro sexo, no hay más limitaciones que las que tú te pongas.

Mystery Vibe nos sorprende rediseñando el vibrador personalizado, porque además de personalizar las vibraciones a través de la App, se puede modificar su forma y adaptarla a nuestros gustos con sólo doblarlo.

Womanizer, su competidor más cercano Satisfyer, y alguno más que ha venido después, han protagonizado la última gran revolución en juguetería erótica popularizando, y creando adicción allá donde llegan, los succionadores de clítoris. Sin contacto directo, y a través de ondas magnéticas, se estimula el clítoris a un nivel mucho más profundo, provocando sensaciones inauditas que guardan cierto parecido -aunque dispar y difícil de explicar con palabras- con el sexo oral.

Ay, lo intangible... El 3D dio paso a la realidad virtual, y tras ello lo obvio, el sexo virtual. Ya sea a través de un juguete con el que se interacciona a distancia con la pareja (cada cual con un juguete que están conectados por una App), o bien viviendo la experiencia casi de primera mano a través de un vídeo de realidad virtual diseñado para que tú seas parte del elenco.

Éstos son sólo algunos de los ejemplos de cómo la tecnología bien enfocada puede cambiar el mundo, aunque sea orgasmo a orgasmo. Ahora queda ver con qué nos sorprenden en el futuro, pero la espera con un juguete de última generación es mucho más amena, ¿no crees?


Cuéntame qué juguete erótico añadirías a la lista, o qué se te ocurre que podría ser la siguiente revolución erótica.

2 comentarios:

  1. A ests horas ando bastante justa de imaginación, pero la innovación que más me ha llegado al corazón ha sido el descubrimiento de los succionadores de clítoris. Me declaro una de esas adictas a este tipo de juguetes.
    Besicos

    ResponderEliminar

Yo ya he hablado, ahora te toca a ti...