-

31 de mayo de 2017

¿Hablas de sexo? Dime guarradas...


Parece una ley no escrita que a los humoristas se les reclamen chistes, a los médicos opiniones profesionales, a los informáticos servicio técnico, y a quien habla de sexo líneas eróticas.

'Oye, tú que te dedicas a eso...'

Cuando a un enterrador le pidan una demostración hablamos. Bueno, quizá en ésta última comparación me he pasado, pero la frustración y hartazgo es tan elevado que no pienso rectificar.

Sí, reconozco que habrá habido algún momento en mi vida en que haya pedido consejo a quien sabía de algo así, gratuitamente y sin venir a cuento. Como tú. Pero cuando además de la posible molestia que podemos crear, estamos invadiendo el espacio íntimo de una persona desconocida y exigiendo que se desnude, que te excite, que te cuente cómo se masturba... En ese momento el término falta de educación ha quedado ya muy lejos. 

No hay educación entonces. Hay cosificación, hay acoso, hay insultos y vejaciones cuando no se accede...

Ya. Sí. Que privatice mis perfiles, que no suba fotos desnuda o con poca ropa (o lo que cada cual entienda como foto provocadora), que bloquee a quien me hable, que ingore esos comentarios que me follan letra a letra sin yo querer... Ajá. ¿La solución es coartar mis libertades para que otros no intenten aprovecharse de ellas? Y luego no te quejes claro, porque haya mediado o no alguna interacción por tu parte, siempre habrá alguien que te diga 'pasa de ello' o cualquier sucedáneo que haga referencia a que como es algo tan extendido si lo digo soy una aburrida y busco atención.

Pues mira, no, no paso. 

Porque hablo de sexo porque me gusta y porque me da la gana. Porque muestro mi cuerpo cómo y cuándo me apetece y no con el fin de excitar a nadie, si no porque aún con sus defectos quiero a mi cuerpo y disfruto haciéndome esas fotos. Porque cuento mis experiencias sexuales, relato encuentros o fantasía porque mis vivencias y mi prosa me lo permiten. Claro, es fantástico que la gente lea mis palabras y vea mis fotos, si no quisiera compartirlo lo haría en privado. Pero dista mi exhibicionismo de dar permiso para que cualquiera se sienta en el derecho de creerme suya o que debo estar a disposición de sus calentones aportando fotos y describiendo cómo me los follaría. 

Puedo, moralmente, correrme a distancia con un desconocido si las condiciones son propicias, me apetece y siento la excitación necesaria. Pero ni eso me obliga a hacerlo siempre, ni le quita fuerza a mi mensaje, ni me exime de poder parar cuando quiera. Al igual que a la persona al otro lado de la pantalla. 

Muchas veces es el lenguaje empleado y las formas lo que me aleja de tener la más mínima relación o conversación con alguien. No necesito tus piropos, esos piropos no harán que pierda las bragas, y ni mucho menos quiero ver tu polla. No me interesa, ni pienso decirte si me gusta, si la tienes grande, si es pequeña... Si tu carta de presentación es tu polla, no me interesáis ninguno de los dos. Porque aunque no lo creas, me excita más un cerebro que una polla. Antes de enseñármela sin haberlo pedido, métetela por donde quieres metérmela a mí. 

8 comentarios:

  1. Todos los que escribimos, mejor o peor, tenemos cierto grado de exhibicionismo. Diría que mayor cuanto peor escribimos. Vos escribís bastante bien, al menos a mi gusto, y sos bastante exhibicionista. No está mal.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, gracias Alex.

      Bienvenido, espero verte de nuevo por aquí.

      Eliminar
  2. Me gustaría saber si estos valientes dirían lo mismo sin escudarse tras una pantalla... (espero que no, te imaginas que nos fueran enseñando sus genitales en el supermercado como quien no quiere la cosa?). Te entiendo perfectamente, hay mucho cansino irrespetuoso. Ánimos Gwen... y a los cerdos invasivos, si no te da la gana pasar de ellos... dales una lección!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo digas demasiado alto, no sea que empiecen a normalizarlo, ya hay quienes se restriegan en los transportes públicos o aglomeraciones (PUAGH), como para tener que verles nada. Mal su pretensión al enseñarte mondongo o decir guarradas, pero qué me dices de cómo se comportan cuando les mandas a la mierda o les mentas la falta de respeto? Ahí ya eres una frígida, una calientapollas y una hija de satanás horrible que nunca (salvo hace 5 segundos) se follarían... El orgullo masculino a veces es taaaan frágil.

      Demos lecciones, y que no nos callen!!

      Besotes.

      Eliminar
  3. Te entiendo perfectamente y comparto cada una de tus palabras. Y no, la solución no es coartar la propia libertad de una misma de poder escribir y mostrar lo que le de la gana.
    Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A este paso vamos a llenar internet con la foto de tu codo y de mi dedo corazón xD

      Ojalá se la metieran por el culo antes de enviarla, eso sí sería curioso de ver, jajajajaja.

      Besotes.

      Eliminar
  4. Creo que la libertad de expresión, en estos lugares, debe ser la máxima. Si a alguien no le gusta, que pase página, pero ante todo respeto a las ideas sean exhibicionistas o no.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema es que hay quien se cree que tu exhibicionismo les da derecho a pedirte fotos o sesiones de sexo por privado. Que quien no quiera ver mis fotos, que no mire, pero que no vaya hablando por privado esperando que pierdas las bragas por su atención y porque disfrute con la visión de las fotos/ lectura de los textos. Pero como dices, siempre, ante cualquier cosa, va el respeto.

      Besotes.

      Eliminar

Yo ya he hablado, ahora te toca a ti...