-

12 de abril de 2017

Intensificador femenino Secret Garden de Shunga - Review

Shunga

El placer femenino ha sido el gran ignorado de la sexualidad hasta hace relativamente poco. Los estudios, la ciencia, las técnicas de estimulación femenina, el empoderamiento...tiene una corta trayectoria, pues desde tiempos ancestrales en la mayoría de sociedades se ha tomado como algo sin importancia; 'la mujer no siente deseo', 'la mujer no disfruta del sexo', 'blablabla, unga unga'.

Afortunadamente vivimos una época de despertar, de llamar las cosas por su nombre, de no avergonzarnos por querer tener sexo, por querer orgasmos, por reclamarlos, por buscarlos, por conseguirlos. Cuidamos nuestra sexualidad, la gozamos y la promovemos. 

Con éste propósito salen al mercado distintos productos para potenciar el placer, incluyendo el que nos atañe ahora específicamente, el placer femenino.

Una de las marcas que promueve la experimentación y el disfrute de la sexualidad es Shunga Erotic Art. Entre sus productos de cosmética erótica se encuentra Secret Garden, un gel para intensificar el orgasmo femenino.

Shunga

Su envase, de 30 ml, proporciona gel suficiente para aproximadamente 30 aplicaciones -obviamente dependiendo de la cantidad usada en cada una-. El aroma es mentolado, el cual se va suavizando a medida que se absorbe por las mucosas, y la sensación al aplicarlo es de cierto frescor al inicio que se va tornando a cálido, pudiendo sentirse cierto cosquilleo agradable.

La fórmula, enriquecida con extractos naturales contiene L-Arginina, unos ácidos específicos que descomprimen las paredes suaves de la vagina, aumentando la circulación sanguínea en la región sensible a fin de realzar el deseo y la excitación sexual. Entre sus efectos está la intensificación de los orgasmos y su frecuencia, y el aumento de la lubricación. 

El gel Secret Garden, con base de agua, es compatible con el látex por lo que podrás tener relaciones sexuales con condón sin tener que 'aclarar' la zona antes. No es tóxico, pero no está destinado para uso oral, así que quizá sí debas aclarar o lavar la zona antes de pasar la lengua.

El envase es coqueto y elegante, para que puedas llegarlo en el neceser sin que cante a los cuatro vientos los orgasmos que buscas con el gel. En cuanto a practicidad, no me parece el mejor tipo de envase, pues sin siquiera tener que presionar, el gel sale nada más quitar la tapa, y esto puede dar lugar a derroches si nos descuidamos, o a acabar con las manos pringadas en exceso.

Shunga

Si bien es un gel pensado para el clítoris, no creo que tenga ninguna contraindicación que haga el uso en el resto de los genitales no seguro. Lo que sí hago es recomendarte que no lo uses como lubricante per se, para ese fin hay productos más apropiados (Shunga tiene una gran variedad), pero para una estimulación previa, para entrar en calor, puede ser un buen complemento, siempre y cuando el efecto mentolado del gel no te sea molesto.

Respecto a eso último, el olor es bastante suave. Sobre la sensación física no puedo darte detalles específicos, dado que cada persona tiene una sensibilidad más o menos alta. En mi caso, la sensación es suave (si consideras que es muy suave puedes aplicar un poco más de producto, algunas personas necesitan hasta 3 aplicaciones), con ligero frescor que se torna a un cosquilleo excitante, del tipo que te hace llevar las manos al clítoris y dar rienda suelta al placer.

En temas orgásmicos no hay una guía infalible, y muchas veces se trata de método científico: ensayo y error. No obstante, y aunque no sea tu intensificador favorito una vez lo hayas probado, me atrevería a decir que vas a disfrutar cada uso que le des...

Puedes conseguir tu 'Jardín Secreto' de Shunga en la web de Factor Mujer.

Shunga

Esta review, honesta como de costumbre, ha sido posible gracias a Shunga Erotic Art.

Dime, ¿qué te parecen los intensificadores, los conocías, has probado alguno, cuál, crees que pueden aportarte algo aunque tus orgasmos ya sean intensos...? Cuéntamelo en los comentarios...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Yo ya he hablado, ahora te toca a ti...