-

19 de octubre de 2016

¿Dónde quedaron los besos?


Dos morreos y ya perdemos el tiempo, ansiamos desnudarnos, despojarnos de aquello que limita el contacto con nuestros cuerpos. Rápido, rápido, desnúdame, cómeme, fóllame...

¿Dónde quedaron los besos? Buscamos la inmediatez, lo queremos todo y no disfrutamos de nada. ¿Los besos? Meras plataformas para llegar al siguiente nivel, nos arde el deseo y pensamos que nuestras bocas no son dignas merecedoras de unirse en celebración.


- Nos besamos.
- ¿Y qué más? 
- No, sólo nos besamos.


¿Sólo 'nos besamos'? En serio, ¿sólo? ¿Tan poco nos parece un beso para todo lo que es capaz de transmitir?

Quizá sea porque me salté esa etapa, sí, esa en la que 'sólo' besarse era tan embriagador, las bocas eran el fin, no el medio. No sé, me lo han contado... Mi primer beso fue sucedido de muchas más primeras cosas y nunca recuperé ese tono de inocencia, de beso eterno sin horizonte visible, bocas unidas en un baile armonioso, caliente, incipiente, suficiente.

Sobra decir que me encanta el sexo, pero de alguna manera hemos creído que los besos no son también placenteros, que son accesorios, algo que haces pero que en el fondo podrías obviar. No, yo no podría obviar los besos, los besos me encienden, me incitan, me excitan. Un buen beso es capaz de activar sensaciones que muchos polvos no alcanzan, y no lo hacen por la necesidad de una recompensa mayor. Como si tener todo el mundo en la boca del otro no fuera suficiente recompensa, al menos ocasionalmente.

¿Besos durante el sexo? Claro, no quita lo uno para lo otro. Pero hablo de dedicación, de aprenderse la anatomía de una boca, de unos labios, de una lengua, jugar a buscarse, jugar a encontrarse, unirse en un momento tan simple como mágico.

No alcanzo a comprender cuándo los besos dejaron de sernos suficiente, de cuándo los abandonamos a rápidos roces de lenguas y giros imposibles, cuándo llegamos incluso a olvidarnos de ellos y esperar llamas sin prender la chispa.

¿Dónde quedaron los besos? Yo quiero mis besos...

6 comentarios:

  1. Eso mismo pienso yo... la gente se olvida de esto, y a mi me parecen de lo más excitantes. Totalmente de acuerdo con esto que dices "Un buen beso es capaz de activar sensaciones que muchos polvos no alcanzan, y no lo hacen por la necesidad de una recompensa mayor"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendremos que aportar nuestro granito de arena para que los besos no caigan en el olvido... ;)

      Besotes.

      Eliminar
  2. Yo me aseguro de exigirlos, oiga. Aunque claro, tampoco he sido muy de relaciones esporádicas... ¡a ti no te voy a mentir! Y claro, cuando no son breves, los besos abundan más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no soy mucho de exigirlos, prefiero que me los den por propia voluntad, sobre todo esos que no se esperan... Supongo que en relaciones largas haya más besos, pero no me parece justo, buaaaah, debería ser algo implícito en todas la relaciones independientemente de su duración, besos y más besos, ¡quiero mis besos!

      Besotes ;)

      Eliminar
  3. Siempre he considerado los besos como de lo más erótico entre dos seres… si ya no tienes feeling en un beso, no creo se pueda ir por más y que encima esté bueno… al menos es lo que imagino, ya que pese a los años, la experiencia ha sido poca (al día de hoy casi daría vergüenza admitirla).

    Un placer haber llegado hasta aquí, un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes mucha razón, los besos son un gran preludio y realmente eróticos si se dan bien. Si no hay buen beso, no puede haber buen 'nada'...

      Besotes, espero verte por aquí de nuevo.

      Eliminar

Yo ya he hablado, ahora te toca a ti...