-

29 de febrero de 2016

La maldición del número impar (en @PMalicieux)

Malicieux

Nueva colaboración en Malicieux Mag, esta vez hablo de la maldición del número impar y cómo la sociedad parece conspirar para que quienes estamos sin pareja nos sintamos con un vacío. Que lo consiga es cosa nuestra...

Veo mucho odio en mis palabras, lo sé, y no es lo que pretendía cuando empecé a escribir esto, no del todo al menos. Estoy un poco resentida, y habrá quien piense que es porque no follo, con eso de que no tengo pareja… Pero nada más lejos de la verdad.

¿Quieres leerlo completo? Visita el artículo aquí y dime qué te parece en los comentarios...

2 comentarios:

  1. Jajaja, me encanta la frase final, me la apunto para utilizarla con licencia Creative Commons, claro.
    Yo me he sentido un poco identificada contigo, no por ser impar, si no porque a cierta edad y casada, una empieza otra fase de presión social: los niños... ¿para cuándo los niños? ¿No quieres tener hijos? ¿te vas a perder una experiencia única? bla, bla, bla
    Sinceramente, yo pensaba que el tema de ser impar ya estaba superado y que ya se sufria tanta presión, pero veo que me equivocaba. Desde luego que ser impar no es ninguna maldición y no se debería ver como tal.
    ¡Ah! Y cómprate todos los vibradores que quieras, más ahora que tienes descuento en Oh Lilith! jajaja
    Besico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La obsesión que tiene la sociedad por aborregarnos, ¿eh? Que si la pareja, que si la boda, que si el niño, que si luego a por el hermanito... Y el tema de la maternidad siempre tan presente, como si se fuera menos mujer (porque somos las que tenemos más presión al respecto) al no querer tenerlos o al no ser nuestra prioridad.

      La presión se sigue sintiendo, pero está en mano de cada uno decidir cuanto le importa, aunque a veces ponen realmente complicado que te resbale.

      ¡Claro! ¿Por qué esperar a que alguien nos lo regale? Seamos independientes y disfrutemos de ello ;)

      Besotes.

      Eliminar

Yo ya he hablado, ahora te toca a ti...