-

27 de enero de 2016

'Mamá, hablo de sexo en internet'


secreto

Contar un secreto nunca es fácil, y menos cuando el secreto es un blog sobre sexo y a quien vas a contárselo tu madre.

Puede resultarte irónico que llamándose el blog 'Mamá, no leas' decidiera hablarle a mi madre de él, pero habiéndose convertido en una parte tan importante de mi vida me era muy complicado seguir manteniendo en el anonimato mi proyecto secreto.

Deberías saber, para comprenderlo mejor, que la relación con mi madre es bastante más cercana de lo habitual, y no sólo porque no haya podido -aún- volar del nido. Hablamos sobre casi cualquier cosa y en muchas ocasiones parecemos más amigas que madre e hija, solo que no hablamos de sexo, de con quién me acuesto, cómo, ni de los juguetes eróticos que llegan a mis manos.

El sexo es, por tanto, un tema pseudo tabú, por omisión más que por prohibición, simplemente es algo de lo que no me siento especialmente cómoda hablando con mi madre, ni ella conmigo, no en vano soy su pequeña. Hay cosas que se asumen, y otras que se ignoran, y lo cierto es que es mejor así. Me gustaría que mi madre tuviera una vida sexual plena, pero no quiero que me hable de ello. ¿Acaso tu quieres saber cómo se lo monta tu madre o tu padre? Pues eso.

Pero claro, no todo el mundo tiene un blog sobre sexo...

El tiempo que le dedico, paquetes que llegan a casa, cambios de pantalla cuando mi madre se acercaba al ordenador, proyectos... Todo hacía muy complicado mantener por más tiempo el secreto. Sobre todo porque en cierta manera se sentía excluida de algo, algo que a diferencia de ella mi hermana sí conocía, y yo me sentía culpable por ello. Meses pasó intentando sonsacarme, que le contara de qué iba mi proyecto, qué era eso que me hacía feliz, quería deshacerse del secretismo que lo envolvía.

Realmente si no se lo conté antes era porque no sabía cómo hacerlo ni cómo se lo tomaría. ¿Podría enfadarse, sentirse decepcionada, empeñarse en leerlo...?

A principios de año conseguí reunir fuerzas y me lancé con un 'from lost to the river', que pasara lo que tuviera que pasar. Día de Reyes, la familia abriendo regalos, y en el montón de mi madre una caja, con una carta en su interior que guardaba un secreto. ¿El secreto? Mamanoleas.com

Siempre se me ha dado mejor expresarme por escrito, me otorga cierta seguridad, me da tiempo a hilar bien las palabras y decir lo que realmente quiero decir. Así que decidí contarle todo, omitiendo eso sí el nombre del blog. Sería un 'gran' regalo que llevaba meses esperando y que deseaba con todas sus fuerzas.

Secreto

Le hablé del blog, de lo que hacía en él, del libro, de los proyectos, de lo feliz que me hacía y todo lo que me había aportado en año y pico... Opte por obviar el nombre del blog porque, aunque quería contarle mi proyecto, no quería que acabará sucumbiendo a la tentación y leyéndolo, quería seguir manteniendo mi pequeña parcela de privacidad, esa que comparto contigo.

Su reacción fue todo lo buena que me había imaginado en el mejor de los casos, se lo tomó genial. Estaba contenta, orgullosa, aliviada, y en parte yo con ella.

Me había quitado un peso de encima, aunque sabía que en lo sucesivo habría alguna pregunta sobre el blog, #Primeravezbook, o cualquier cosa que pasara relacionada con Mamanoleas.com o el sexo, pero me sentía ligera, esa sensación de ocultarle algo había desaparecido, no me sentía en la obligación de inventarme porqué necesitaba que no me distrajera para ponerme a escribir, poner excusas sobre con qué estaba ocupada, o mentir sobre el contenido de los paquetes que llegaran.

Poco después mi madre, que es muy inteligente -como sus hijas-, ató cabos. Relacionó varias publicaciones que había hecho (y sigue haciendo) mi hermana en Facebook -gracias tata-, con un fondo de encaje -el mismo que uso en el logo del blog-, con la temática y como resultado: '¿No será 'Mamá, no leas' tu blog...?'.

A la mierda el secreto, a la mierda la parcela de intimidad.

Y llegados a este punto, que sabe que tengo un blog sobre sexo, que sabe cómo se llama, lo único que he hecho (y he podido hacer) es pedirle que no lo lea, obviamente. Cumplirlo está en su mano, y si transgrede su promesa de no hacerlo cargará en su conciencia, pero tengo claro que no quiero acabar autocensurándome por miedo a lo que pueda leer. Esto es parte de mi vida y no voy a huir de ello.

El otro día llegó un paquete, no ha preguntado sobre su contenido...

Y tú, ¿algún secreto que no quieras que tus padres descubran, algo que desearías contar pero no puedes/debes, qué te parece que mi madre lo sepa y su reacción...? Cuéntamelo en los comentarios... 

9 comentarios:

  1. ¿Una carta el día de Reyes? ¡ole tú!
    Me alegro por las dos.
    Yo es un tema que he intentado contar en varias ocasiones, pero mi madre siempre se hace la sorda y no lo termina de entender, asumir, comprender, llámalo x. Pero bueno, que por mí no se diga. En cambio, mi padre lo sabe y aunque no le termina de convencer, lo lleva bastante mejor, lo cual me parece un poco irónico por aquello de la "niñita de papá".
    Pero bueno,lo dicho, me alegro por las dos.
    Besico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias cielo :)
      Hay veces que creen que es mejor no oír, o hacer como que no saben. Prueba a escribirles una carta, ahí te escucharán, y háblales de todo lo bueno que te aporta, creo que hallar algo que te haga feliz es importante, y a los padres que lo encuentres debería alegrarles.
      Besotes.

      Eliminar
  2. Ha servido para quitaros un peso de encima las dos. Es mejor así, habéis ganado confianza.
    De ahí a que curioseé las cajas va un paso.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me siento más ligera, y ella no se siente excluida. Pero de ahí a que le deje curiosear las cajas, hay un trecho, jajaja.

      Besotes.

      Eliminar
  3. Creo que todos los que rondamos la blogosfera nos hemos encontrado en la misma situación. Cómo resolverla depende de cada uno, pero creo que has hecho lo correcto.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que cada uno lidia a su manera con el 'anonimato' o los secretos, simplemente he hecho lo que creía que debía hacer.
      Besotes.

      Eliminar
  4. Que valiente Gwen!! Y que madre más enrollada tienes!!

    Mensaje para la madre de Gwen: si estás leyendo esto... estarás acabando con la esencia del blog, déjanos creer que aún hay cosas que las madres de hoy en día no saben!!!

    Jejeje, me alegro mucho por ti guapa!
    Besitossss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Fue difícil, pero ha merecido la pena, estoy mucho más tranquila sin tener que ocultarlo, y ella también porque no se siente excluida.

      Sí eso mamá, ¿qué haces leyendo esto? Corre, cierra la página y no mires más xD

      Besotes.

      Eliminar
  5. Que valiente Gwen!! Y que madre más enrollada tienes!!

    Mensaje para la madre de Gwen: si estás leyendo esto... estarás acabando con la esencia del blog, déjanos creer que aún hay cosas que las madres de hoy en día no saben!!!

    Jejeje, me alegro mucho por ti guapa!
    Besitossss

    ResponderEliminar

Yo ya he hablado, ahora te toca a ti...