-

16 de diciembre de 2015

DIY Masturbador masculino (tipo Fleshligt)

DIY masturbador masculino

Hace unas semanas te sorprendí -y sí, no me digas que no porque para nada te lo esperabas en este blog- con un DIY para hacer fundas para juguetes eróticos. Pues bien, hoy te traigo otro quizá más práctico para algunos.

Claro que una paja con la mano sigue siendo placerentera, pero de vez en cuando puede apetecer algo distinto para esos momentos contemplativos y no tener dinero para gastar en un Fleshligt o similar. Entonces, ¿qué hacer llegado el caso? Pues fabricar una pseudo vagina tú mismo. 

Bien, este post está más enfocado a los poseedores de pollas, por eso del consumo propio, pero también puede venir bien para hacer un regalo low cost a un amigo, pareja o compañero de trabajo, sobre todo ahora que se acercan las navidades. Por eso te traigo el DIY Masturbador masculino (tipo Fleshligt).

Empezamos...
(Clic sobre las imágenes para ampliar)


¿Qué necesitamos?

- Dos esponjas. Si te da por usar las que tienen un lado rugoso, ten la cautela de poner esas caras hacia fuera.

- Un vaso ancho de plástico. No vamos a fliparnos, no hace falta que sea vaso de cachi (o sí si el tamaño del miembro lo requiere, claro), preferiblemente de plástico, mejor no tentar a la suerte con otros materiales.

- Un guante de látex. Con uno vale, pero puedes usar el resto que vienen en el pack para futuros usos.

- Cinta adhesiva. Puedes probar con celo, pero se despegará fácilmente, igual que pasará si usas una goma o similar, mejor algo que fije bien.

- Tijeras. O algo para cortar la cinta adhesiva, tú verás con qué cortas las cosas en tu casa.

- Lubricante. Luego te cuento para qué.


¿Cómo empezamos?

Es muy sencillo, de primero de masturbadores, y con el complemento de las fotos verás que no hace falta explicación, aunque te la voy a dar igual porque para algo esto es un blog y no una galería de fotos.

Lo esencial es contar con todos los elementos (Figura 1), que puedes comprar en cualquier sitio e incluso tener por casa muerto de risa sin saber qué hacer con ello, ahora ya lo sabes, un pajeador low cost.

DIY Masturbador masculino Figura 1
Figura 1


¿Qué hacemos ahora?

Has comprobado la lista y lo tienes todo -sino es así te espero, pero no tardes, que tengo prisa-. ¿Todo en orden? Pues vamos a coger las dos esponjas y metemos entre medias el guante de látex, dejando que el empiece del guante -por donde metes la mano normalmente- sobresalga (Figura 2), y todo junto y sin que se mueva, lo metemos en el vaso -yo he usado uno tamaño sidra- (Figura 3).

DIY Masturbador masculino Figura 2
Figura 2
DIY Masturbador masculino Figura 3
Figura 3
Ahora tienes un guante atrapado entre dos esponjas embutidas en un vaso, ¡genial! Las esponjas es probable que queden un poco por fuera (Figura 4), no te preocupes, que todo se arregla. Con cuidado, más que nada para no rasgar el guante si has tirado por los más baratos, envolvemos el borde del vaso, y por ende las esponjas, con el guante, todo eso sin sacar el guante de su sitio (Figura 5).

DIY Masturbador masculino Figura 4
Figura 4
DIY Masturbador masculino Figura 5
Figura 5


¿Falta mucho?

Podrías empezar a jugar ahora, pero seguramente acabarías con el guante pegado a la polla y el invento desmontado, así que usaremos la cinta adhesiva para pegar el borde del guante al vaso. Es de plástico y es para hacer pajas, tampoco tiene que quedar perfecto y bonito, con que cumpla la función es suficiente, pero dale un par de vueltas para asegurarlo (Figura 6).

DIY Masturbador masculino Figura 6
Figura 6
Tendríamos un problema si tuviera que explicarte esta parte paso a paso, porque creo que la mecánica te la sabes de sobra, pero...


¿Y ahora qué?

Saca ese lubricante que usas para las pajas en serio, en las que te tomas tu tiempo, y unta bien la entrada de la pseudo vagina artificial que acabamos de crear (Figura 7). Ten en cuenta que el guante no lubrica solo -otra cosa que creo innecesaria decirte-, así que no está de más que lubriques también el interior

DIY Masturbador masculino Figura 7
Figura 7
Tienes en tu mano un masturbador masculino lubricado y listo para usar. Cuando estés listo, introduce lo que quieras -aunque yo metería la polla (de tenerla)- y empieza a disfrutar empleando esos tan ensayados pasos de meter y sacar (Figura 8 y 9).

DIY Masturbador masculino Figura 8
Figura 8
DIY Masturbador masculino Figura 9
Figura 9

Has tenido tu final feliz, has exprimido tu jugo que queda atrapado en el guante. Despega la cinta adhesiva del vaso (Figura 10), tira del guante para sacarlo (Figura 11) y tíralo o lo que normalmente hagas con el semen tras correrte.

DIY Masturbador masculino Figura 10
Figura 10
DIY Masturbador masculino Figura 11
Figura 11

Y hasta aquí el DIY del Masturbador masculino (tipo Fleshligt), ahora puedes usar una pequeña parte de ese tiempo ocioso que todos tenemos en fabricarte el juguete, y el resto en disfrutar de él. ¿Qué te ha parecido el DIY, tienes uno de verdad y no te hace falta hacer manualidades, no te haces pajas porque eso es pecado, le sacarás uso al DIY, se lo regalarás a alguien...? Cuéntamelo en los comentarios.

10 comentarios:

  1. Jajaja, imaginativo es, habrá que ver si cumple las expectativas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Facebook me han dicho que es cutre, no sé si esperaba procesos con silicona una estrella porno y una legión de asiáticos en el DIY. ¡Claro que es cutre, es una puta manualidad! En fin, que para entretenerse y tener un ratito de placer o una paja diferente, creo que vale. Si lo pruebas ya me contarás...

      Besotes.

      Eliminar
  2. (Leer con acento vasco) ¡Fácil y sencillo!
    Yo creo que para salir del apuro está muy apañao y mucho apañao. Si necesitas una review, me pongo manos a la obra e intento engañar al jefe, jajaja.
    Besico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta vez hay que obviar el 'y para toda la familia', jajajaja.

      Pues oye, si se anima a la reviw encantada, no he conseguido convencer a nadie todavía, y me temo que me falta algo esencial para probarlo yo misma xD

      Besotes.

      Eliminar
  3. pensaba usar todo mi talento en hacer una estantería para las especias pero viendo esto mis planes han girado 180 grados!! y con 5 depósitos!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho más útil este DIY, dónde va a parar... Jajaja, ya tienes tarea para estas navidades, y oye, si lo haces, cuéntanos qué tal.

      Bienvenido al blog. Besotes.

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería genial conocer tus impresiones, y publicarlas aquí si quieres...
      Besotes.

      Eliminar
    2. Por supuesto, será un placer(mas todavia). Lo.primero a destacar es lo divertido que resulta fabricar el instrumento en sí y más conociendo su finalidad. También he de decir que no quedó tan bonito como el de las fotos pero que cumplió su función perfectamente. Como anécdota decir que mientras ponía la cinta aislante y observaba mi erección, estaba totalmente seguro de que me había equivocado en el tamaño del vaso. Una vez acabado era el turno del lubricante. Fuí bastante generoso en ese aspecto por si las moscas. La sensación al meterla poco a poco es muy placentera y los movimientos que hagas lo multiplica. Tras un buen rato probando varias cosas llegó el momento del orgasmo. Quizás fuera por la novedad pero fue super intenso!!! Desde luego que pienso repetir pero con algunas modificaciones. Las esponjas mojadas en agua caliente, un vaso más grande o el grosor de las esponjas. En definitiva, algo muy recomendable ya sea por el morbo de fabricarlo o por el placer que proporciona. Muchas gracias por despertar a mi lado más onanista!!!

      Eliminar
    3. Genial análisis, me alegra que disfrutaras tanto fabricándolo y usándolo, y las modificaciones de las que hablas son muy interesantes, no había pensado en eso. Espero que tu opinión sirva para que otros se animen a probarlo y gozarlo.
      Besotes.

      Eliminar

Yo ya he hablado, ahora te toca a ti...