-

21 de septiembre de 2015

La catástrofe en forma de vibrador

grito de terror

Una de las cosas desagradables que puede pasar cuando abres la caja de los juguetes es encontrarte sin pilas o que se hayan agotado. Esa situación pone tu gozo en un pozo, porque está claro que en el vibrador está descartado.

Pero no es nada comparado con encontrarte una catástrofe en tu amada caja de vicios y perversiones, que fue lo que me encontré el otro día, una catástrofe en forma de vibrador.

Me estaba preparando para una cita de madrugada, reponiendo los condones de la condonera y mirando a ver si me llevaba algún pequeño juguete conmigo cuando, al abrir la caja de los juguetes, me encontré con aquello.

Allá a principios de 2009 compré mis primeros juguetes eróticos. Entre los productos que pedí había un vibrador realístico color rosa fucsia de látex. Con un diseño funcional se alejaba bastante de otros de gama superior y de una estética más cuidada, pero también era un poco más barato.

vibrador látex
Vibrador de látex, el culpable
23/01/09 - 19/09/15

Durante muchos años me dio muy buen servicio, acompañándome en multitud de sesiones masturbatorias y proporcionándome incontables orgasmos. A pesar de que con los años he ido adquiriendo nuevos e interesantes juguetes, mi veterano vibrador de látex seguía formando parte de mis ratos de juegos, hasta ahora.

Cuando abrí la caja no le buscaba a él, tenía en mente un vibrador mucho más reciente, moderno, de gama superior, estética cuidada, silicona médica, distintas intensidades de vibración en sus dos partes, una maravilla orgásmica con Mahanna Duo Vide de Picobong por nombre. Con apenas unos meses de vida ya ha formado parte de grandes momentos e intensos resultados. Era el juguete que quería llevarme conmigo en esa cita de madrugada en el asiento trasero del coche de mi amigo; hasta que descubrí la tragedia.

Lavo y seco mis juguetes escrupulosamente antes y después de usarlos, así que no entendía porqué mi pequeño Picobong tenía dos marcas en una de sus partes. Con él en la mano eché un vistazo con detenimiento y noté que al pasar el dedo por esas marcas la silicona estaba mucho más blanda de lo que debería, hasta incluso rajarse una sección al pasar la uña. No podía creer que fuera por el uso, una mala conservación o un defecto de fábrica en el material, y no podía creerlo porque no era así, el problema estaba muy cerca y el rosa fucsia era su color.

Guardo la mayoría de los juguetes -siempre una vez limpios- en una misma caja, por lo que están en contacto los unos con los otros independientemente de su material (abs, gelatina, silicona, metal...). Lo cual, ahora que lo pienso, no se si es recomendable o no. El vibrador de látex, mi veterano amigo, no tenía buena pinta. A lo largo de sus 18 cm mostraba varios bultos hinchados y pegajosos, no cabía duda de que estaba enfermo y, muy a mi pesar, terminal

Con su extraña afección había infectado a mi adorado Picobong y a mi maravilloso Neon Luv Touch Slender G de Pipedream

El vibrador de látex se ha ido de este mundo, y el muy hijo de puta se ha llevado por delante a dos fantásticos juguetes en la flor de la vida, dejando un hueco en mi caja de los juguetes que sólo podrán llenar nuevas versiones de los mismos -con las que espero hacerme pronto-. Que sus almas vibrantes encuentren tanta paz como satisfacción me dieron a mí. 

Neo Luv Touch Slender G de Pipedream
Neon Luv Touch Slender G, víctima 2
15/11/14 - 19/09/15
Mahana Duo Vibe de Picobong
Mahana Duo Vibe de Picobong, víctima 1
20/04/15 - 19/09/15

Queridos Mahana y Neon Luv, vuestros sustitutos serán tratados con el mismo cariño que vosotros y haré lo que esté en mi mano porque esta tragedia, esta catástrofe en forma de vibrador, no vuelva a suceder. Os lo jugo por las pilas AAA.
Lo que tengo muy claro es que no voy a volver a comprar un vibrador de látex nunca más, que te recomiendo que no te decantes por el látex en los juguetes o tengas mucho cuidado, y que ya estoy pensando en cómo aislar cada juguete por separado.

Quizá es una pregunta tonta pero, ¿te ha pasado algo parecido, se te ha muerto algún juguete erótico, tienes algún juguete de látex, te parece desproporcionada mi pena...? Cuéntamelo en los comentarios.

Si tienes un sexshop o tienda erótica y quieres mitigar mi pena y ayudarme a llenar ese hueco en mi caja y en mi corazoncito con algún souvenir, te estaré muy agradecida -guiño, guiño-...


4 comentarios:

  1. Pues no lo llegó a entender bien, el látex ha dañado el otro material?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. No sé porqué el vibrador de látex se ha puesto feo, y al estar en contacto con los otros juguetes se lo ha pasado por así decirlo, reblandeciendo la silicona del Picobong y el abs del Neo Luv 😭

      Eliminar
  2. Por suerte no me ha pasado eso... pero sí que he sentido ese terrible bajón que te entra cuando quieres ESE vibrador y no tienes esas pilas especiales, que parece que cuando vas a la ferretería a comprarlas, el señor ferretero sabe que los únicos aparatos de este mundo que llevan esas pilas absurdas son los vibradores y encima te guiña un ojo...
    Espero que ya te hayas repuesto del mal trago y tu cita de madrugada te lo haya compensado!!
    Besitossss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajaja, odio a muerte esas pilas, a mí también me parece que quien te las vende sabe muy bien para qué son. Se podría decir que da más vergüenza comprar las dichosas pilas que los vibradores que las usan, por eso intento huir de cualquiera que no use pilas normales.

      La cita de madrugada lo compensó con creces, y muy pronto se llenará el hueco en la caja. Lo que costará más es llenar en de la VISA xD

      Besotes.

      Eliminar

Yo ya he hablado, ahora te toca a ti...