-

10 de junio de 2015

Carta del pasado

dibujo mano escribiendo

Con los años olvidamos lugares, momentos, sensaciones, conversaciones, y lo que es peor, personas.

Es triste aunque en cierta parte inevitable. A lo largo de nuestra vida son muchas las cosas que queremos recordar, y otras tantas que queremos olvidar, pero la memoria es selectiva y nos traiciona, guardando información tan bien que es imposible encontrarla por mucho que se ponga tu madre a buscarla.

Navegando en la nostalgia, cosa que desafortunadamente me gusta hacer demasiado, encontré una carta fechada a principios de 2001. Iba dirigida a mí, obvio, pero no recuerdo haberla recibido, ni recuerdo haberla contestado, ni siquiera a quien me la escribió.

Por aquella época en la que iniciaba mis tonteos cibernéticos hablaba con muchos chicos. La mayoría de los que me caían muy bien no vivían en la ciudad, con los que vivían aquí no acababa de conectar, y si lo hacía y terminábamos quedando la cosa no iba bien, así que puede que inconscientemente buscara lo 'imposible' (se ve que algunas cosas no cambian).

Recuerdo eternas conversaciones telefónicas de madrugada con un asturiano; la vez que un barcelonés, aprovechando un viaje por la península con un amigo suyo, vino a verme y los tres junto con mi hermana pasamos una de las noches más bonitas que recuerdo, viendo la lluvia de estrellas sobre el capó de su coche mientras escuchábamos Purple Rain de Prince; la vez que quedé con uno de aquí en un bar céntrico y lo nerviosa que me puse, tanto que me acabé yendo, cuando me puso la mano en la rodilla; la vez que quedé con uno que cantaba en un coro y cuando le vi me quedó claro que era muy bajo y muy rarito, y acabé huyendo tras hacerle la cobra; la vez que en un chat conecté tanto con un chico algo mayor que yo como no he vuelto a hacerlo y abandonó la conversación con un 'si tenemos que volver a encontrarnos, lo haremos...' (sigo esperando a que suceda)...

Pero por más que intento recordarle, a ese chico burgalés que en 2001 me escribió una carta comentando su futura visita y la despidió tan amorosamente, nada, en blanco.

carta de Asier
La carta

Así que si crees que le conoces, o eres el Asier de Burgos que me envió esta carta, escríbeme y cuéntame lo que pasó, estaría bien recuperar el recuerdo.

Y tú, ¿algún ligue a distancia, alguna carta del pasado encontrada años después, te acuerdas de aquellas personas con las que hablabas al inicio de la era de internet, sigues hablando con alguien de entonces, qué te parece que quiera saber qué pasó y retomar el contacto? Cuéntamelo en los comentarios...

6 comentarios:

  1. Que grandes historias que formaron grandes recuerdos.
    Muy romántico lo de si tiene que suceder sucederá, pero poco efectivo. Es mejor dejarse de historias disney y hacer un buen carpe diem.
    Esto desde la distancia claro.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy poco efectivo diría yo, pero quien sabe, quizá algún día... Por poco apasionada que sea de las historias Disney siempre está la pequeña porción del '¿y si...?', pero es que me gusta autoengañarme a veces XD

      Besotes.

      Eliminar
  2. Sep!, esto del messenger y las salas de chat eran un éxito para conocer y/o ligar gente de otros lares, hoy no puedo recordar ni sus nombres pero fueron buenos tiempos.
    Saludote!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Da rabia, ¿no crees? Olvidar a tanta gente con la que probablemente lo pasaras muy bien y que de no ser por un algo que no llegas a recordar seguiríais teniendo contacto. Cosas de la vida moderna, jajajaja.

      Besotes.

      Eliminar
  3. Qué recuerdos tenemos grabados en la memoria, qué tiempos aquellos.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está bien dar un paseo por la memoria, aunque algunas veces no consigamos recordar todo lo que nos gustaría.

      Gracias por pasarte. Besotes.

      Eliminar

Yo ya he hablado, ahora te toca a ti...