-

7 de noviembre de 2014

Serie 'Tipos de Atracción'- Incendiaria

pareja representada por llamas

Pues sí, una serie, porque a mi entender da para ello. Ni mucho menos me estoy apoyando en algún estudio realizado por una universidad con un nombre anglosajón que le de caché a la teoría, nada, nada, esto es un estudio made in Gwen totalmente, que puede, o no, ajustarse a la realidad vivida por cada uno. Y aclarado lo anterior, añadir que la seriedad no suele ser lo mío, no esperes un post riguroso, y sí uno curioso, porque al fin y al cabo esto sale de mi cabeza (para bien, y para mal).

Dicho esto, empezaré por la Atracción Incendiaria, que con estos fríos que empiezan parece que apetece más algo caliente...

Comienza por una pequeña chispa, y de pronto, el fuego. A veces con fricción, pero otras veces por una mera aproximación.

Arde a alta temperatura y arrasa todo a su paso. Consume rápidamente el oxígeno, como si todo estuviera cubierto por una sustancia acelerante (el tiempo que hace que no follas, lo solo/a que te encuentres, un día de baja autoestima...). 

Y tan rápido como empezó y destruyó todo a su paso, una vez que no tiene más oxígeno que lo alimente (ya has follado y has cubierto cupo por tiempo, has dejado de sentirte solo/a, la autoestima roza la estratosfera...), se apaga, dejando todo chamuscado y en ruinas.

Esta atracción es bastante fugaz, y destructiva, eso también. Comienza de forma irrefrenable, porque cuando te quieres dar cuenta ya estás on fire y no hay quien te pare. La otra persona te es imprescindible y quemas la relación que os une por puro desgaste y exceso. 

Si has experimentado este tipo de atracción seguramente no seas de los que se toman las cosas con calma, prefieres empacharte de algo antes de ponerle papel de aluminio y guardar el resto para más tarde, no sea que llegue alguien y se lo coma antes que tú. Si eso es lo que te gusta, bien, pero piensa en invertir en un traje ignífugo...

¿Lo has experimentado alguna vez, has tenido ganas de hacerlo quizá? Cuéntamelo en los comentarios...

4 comentarios:

  1. Pues yo sí que la he experimentado una vez. La pena es que me quemé yo solo porque la otra parte se quedó en modo iceberg... Una lástima. Espero que la próxima vez que me suceda no sea el único que se queme...
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Malo es quemarse, pero peor es quemarse solo. Pero oye, de experiencias se vive ;)

      Eliminar
  2. Pues... yo lo he experimentado algunas veces. Al final se acaba porque la situación es un poco irreal, es atracción sin una base sólida compuesta por otras cosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente, eso es lo que lo hace tan efímero. Arrasa rápidamente y te deja peor de lo que estabas, y además sin saber a veces cómo se llegó a esa situación y porqué te dejaste quemar.

      Gracias por pasarte, espero volver a verte por aquí ;)

      Eliminar

Yo ya he hablado, ahora te toca a ti...